Pasar al contenido principal

16 de abril de 2018, Sevilla, España |

El pasado 29 de marzo comenzó a funcionar el nuevo radar de tramo instalado en la CA-33

lector de matricula

El pasado 29 de marzo comenzó a funcionar el radar de tramo instalado en la carretera CA-33. Durante los dos primeros meses, con el objetivo de concienciar y familiarizar a todos los conductores con el funcionamiento del nuevo radar, quienes superen la velocidad establecida recibirán una carta informativa en sus domicilios con los datos de la infracción (día, hora y velocidad registrada). Sin embargo, a partir del próximo 29 de mayo, el sistema comenzará a instruir los correspondientes expedientes sancionadores.

Los llamados radares de tramo son una nueva forma de controlar la velocidad, no en puntos kilométricos concretos, como hacen los radares fijos, sino en tramos de carreteras de varios kilómetros.

El funcionamiento de esta modalidad de vigilancia no se basa en el uso de radares, sino de cámaras de visión artificial. El procedimiento que se sigue es el siguiente:

  • Las cámaras (una por carril) graban de forma continua a todos los vehículos a la entrada y salida de la zona de control.
  • Las cámaras están sincronizadas por fibra óptica y con sistemas redundantes de la información.
  • Con los datos almacenados, se “casan” las matrículas iguales, se comprueban los tiempos de paso de cada vehículo y con esta información se calcula su velocidad media.
  • Sólo se sanciona a los que han sobrepasado el límite de velocidad (en la vía  CA-33 es de 80 km/h)

Una vez detectada la infracción, el resto del procedimiento es igual a las captadas por radares fijos: las imágenes y datos de la infracción se trasladan al Centro de Gestión de Denuncias Automatizadas de en León, que tramita y envía la denuncia.